poesias-para-ninos-01.jpg

Los niños también pueden desde pequeños ingresar al mundo de las poesías, porque no siempre son tan abstractas y complicadas, sino que hay algunas muy sencillas para su lenguaje, que no los dejan afuera del mundo de la literatura y que pueden ayudar a la práctica de la lectura.

La Muñeca rota
Como mi linda muñeca
tiene un poquito de tos
yo que enseguida me aflijo
hice llamar al doctor
serio y callado a la enferma
largo tiempo examinó
ya poniéndole el termómetro
ya mirando su reloj
la muñeca estaba pálida
yo temblaba de emoción
y al fin el médico dijo
bajando mucho la voz
esta tos sólo se cura
con un caramelo o dos.

Deporte al revés
Juego al fútbol sin balón
y al tenis sin mi raqueta,
al baloncesto en chaqueta,
con patines al ping-pong.
la piscina es el frontón
donde nado en camiseta,
en el ring toco trompeta
y en el estadio el trombón.
practico salto de altura
por encima del larguero,
caigo encima del portero,
son seis puntos de sutura.
meto en la canasta un remo
y un balón en la canoa,
palos de golf en la proa,
velas para el golf, ¡qué memo!
en el estadio, esquiando
en la nieve juego a hockey,
un caballo hace de yokey
y el jinete va trotando.

La Vaca Llorona
La vaca está triste,
muge lastimera,
ni duerme, ni bebe
ni pasta en la hierba.
La vaca está triste,
porque a su chotito
se lo han llevado
los carniceros
al mercado.
Está tan delgada,
la vaca de Elena,
que en vez de dar leche,
da pena.

El Tren
Viejo tren perdido en el desván de la memoria,
Hoy, no sé por qué, he querido recordarte.
Tal vez pretendo recuperar tu historia,
Hablar de ti a la gente antes de olvidarte.

Era, renco amigo, en época estival
Tu paso cansino lección de indolencia.
Los trenes nos dicen con voz de metal
Palabras muy graves repletas de ciencia.

Del tiempo nos hablan, del tiempo viajero,
Transitorio y vago como una ilusión.
El tren es un sabio que del pasajero
En el alma niña deja su lección.

Te recuerdo ahora con melancolía,
Viejo tren de hierro de mis días de infancia.
Dejo en estos versos la antigua alegría
Que en mí despertaba su sobria elegancia.

Mis Pompas de Jabón
Mis pompas de jabón
salen de mi habitación,
corren por el pasillo
se quedan en el descansillo.
Mis pompas de jabón
flotan alrededor
pasan al salón
se toman té y
pastas con café;
mis pompas de jabón
se meten en la bañera
detrás de la niñera
se dan una ducha
con agua fría y mucha,
mis pompas de jabón, pon, pon.