guason.jpg

Los malos de las películas a veces son tan o más recordados que los buenos. La figura del villano por lo general tiene o frases que utiliza siempre o frases que dan escalofrío y que el cine se encargó de inmortalizar.

Aquí presentamos algunas pocas frases que la mayoría de los amantes del cine conocen por más que no hayan visto las películas.

"¿De qué sirve confesarme, si no me arrepiento?" Al Pacino (The Godfather III).

"El mundo se divide en dos, Tuco: los que encañonan y los que cavan. El revólver lo tengo yo, así que ya puedes coger la pala." Clint Eastwood (The Good, the Bad & the Ugly).

"Un agente del censo trató de ponerme a prueba una vez. Me comí su hígado con unas alubias y un buen Chianti." (Silence of the Lambs).

¿Quieres saber cómo obtuve estas cicatrices? Mi padre era un alcohólico y un demonio. Una noche se puso más loco de lo normal, y mami agarró un cuchillo de cocina para defenderse. Bueno, a papi no le gusto mucho eso. Ni un poquito. Así, mientras yo observaba, tomó el cuchillo y reía mientras la rebanaba. Y luego me vio y dijo: “¿Por qué tan serio?” Y mientras caminaba hacia mí volvió a preguntar: “¿Por qué tan serio?” Y poniendo el cuchillo en mi boca dijo: “¡Pongámosle una sonrisa a esa cara!”. (Joker, The Dark Knight).