ano-nuevo.jpg

Las reflexiones de año nuevo, tienen por objeto hacer un balance. Pensar en los que ha pasado en estos 365 días con lo bueno y lo mano, y mirar para adelante pensando y por qué no planeando qué es lo que queremos para el año que viene.

Una poesía muy hermosa, llamada el Arca de Noé explica un poco lo que es la vida y lo que todos los años tenemos que tener en cuenta para no hacernos problema por aquello que verdaderamente no vale la pena.

Es importante ser puntual a la cita y no llegar después de la hora fijada para la salida.

Recuerda que todos somos diferentes, pero estamos en el mismo barco.

Planea a futuro. No estaba lloviendo cuando Noé comenzó a construir el Arca.

No hagas mucho caso a los criticones: continúa con el trabajo que Dios te ha encomendado.

Al buscar compañía para tu viaje en la vida, busca uno que verdaderamente sea afín a ti, polos opuestos pueden atraerse, pero no van a lograr mucho. Además tienes que encontrar una pareja que también tenga tu misma espiritualidad, para que juntos se animen a seguir caminando para poder llegar al Arca.

Si sientes que tu progreso espiritual es lento, no te desesperes, más que rapidez, Dios quiere perseverancia. Las tortugas estaban a bordo junto con los caballos, los linces y otros animales veloces.

No desprecies los esfuerzos que hacen los sencillos por lograr algo. Recuerda: el Arca fue construida por amateurs, mientras que el Titanic fue construido por profesionales.